Belleza

Cómo usar correctores

Todas nosotras sabemos que los correctores pueden hacer maravillas en nuestro rostro, neutralizando y hasta eliminando manchas, imperfecciones y ojeras, pero también nos ha pasado que hemos comprado uno que no va con nuestro tono de piel y es allí cuando descubrimos que no sabemos como utilizarlo y mucho menos sacarle el máximo de provecho.

Hay pieles que sufren de rojeces, estas por lo general son las más sensibles, en tanto que las pieles mates son más propensas a los granos y descamaciones; para estos problemas están los correctores de color que vienen con un pincel de precisión para aplicar exactamente sobre la zona deseada. En estos casos se extiende el maquillaje con el pincel corrector, nunca se difumina con el dedo ya que quitarás la mitad del corrector.

Veamos pues el paso a paso:

Rojeces:
primero limpia toda la piel con una crema limpiadora suave, luego aplica una loción hidratante y refrescante. Luego aplica un serum y una crema nutritiva. Para base de maquillaje escoge las fluidas y el corrector en todas las pieles sensibles con rojeces debe ser en un tono beige que te permita disimularlas. Prueba varios tonos hasta descubrir el que va con tu color de piel. Finalmente aplica el maquillaje

Escamaciones: limpia con bálsamo limpiador hidratante, luego una loción exfoliante. A continuación aplica un serum y una crema para hidratar profundamente. Y finalmente, antes de maquillar, una prebase hidratante rosada y el corrector del tono de tu piel.

Granos y ojeras: limpia la piel con una loción, coloca una prebase alisante, aplica el corrector según la imperfección:

* granos y ojeras muy oscuros: corrector en tono anaranjado
* imperfecciones oscuras: corrector beige-anaranjado
* imperfecciones rojizas: corrector beige-dorado
* imperfecciones claras: corrector en tonos claros que corrija ligeramente.