Mamás

Cómo tratar las hemorroides en el embarazo

Problemas de hemorroides en el embarazo

Las hemorroides son un problema que afecta a una gran parte de la población, pudiendo estar ocasionadas por motivos muy diferentes en cada persona. Con frecuencia aparecen en mujeres embarazadas causando grandes molestias, para las cuales existen muchos tipos de tratamientos  adaptados a cada caso, pudiendo evitarse el dolor y la incomodidad que representan.

Los problemas de hemorroides pueden darse bajo circunstancias muy diferentes, originando grandes molestias en el día a día.

Se conoce como hemorroides a las venas dilatadas en el recto y el ano. Estas venas hacen que aumente la sensibilidad en esta zona del cuerpo, causando molestias al sentarse o al realizar determinados movimientos, dolor, e incluso sangrado debido a su rotura.

En el caso de las mujeres embarazadas, es muy frecuente la aparición de hemorroides, sobre todo durante el último trimestre del embarazo, debido a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer; dando lugar a un enlentecimiento del tránsito intestinal, lo que provoca estreñimiento, y un menor retorno venoso en la zona pélvica.

Debido a estos cambios en el organismo, pueden aparecer en la futura madre las hemorroides o puede empeorar un problema hemorroidal existente de forma previa al embarazo. Las mujeres embarazadas que sufren de hemorroides durante el embarazo, deberán prevenir la aparición de problemas mayores y aliviar las molestias con un correcto seguimiento y tratamiento médico.

Los tratamientos médicos conservadores para las mujeres embarazadas incluyen la toma de suplementos dietéticos ricos en fibra para prevenir o mejorar el estreñimiento y el uso de pomadas para aliviar las molestias y evitar la inflamación.

Después del parto, el problema de hemorroides en la madre puede desaparecer, o puede mejorarse en los casos más graves donde la sintomatología persiste gracias a múltiples tratamientos e intervenciones médicas. Según las necesidades y los requerimientos de cada paciente, se puede llegar a una intervención quirúrgica para eliminar por completo el problema.

Las técnicas de proctología más usadas en estos casos son el uso de láser para la eliminación total de las venas externas afectadas por esta patología, o la fotocoagulación para hemorroides internas.

Ambos son tratamientos muy limpios, no causan heridas, y son indoloros y de rápida recuperación de la paciente, dejando una mínima cicatriz que no causa posteriores problemas en la vida normal de la mujer.

No sufras más en silencio. Cuanto más tiempo dejes pasar antes de ponerle solución a tu problema con un buen tratamiento médico, más se pueden complicar las hemorroides. Visita a tu médico proctólogo para acabar cuanto antes con el dolor y las molestias innecesarias; infórmate aquí sobre cómo preparar tu visita, gracias a Quirúrgica.