Relaciones

Cómo sobrevivir a unas vacaciones con los suegros

Vacaciones con los suegros

Pasar las vacaciones con los suegros quizás no sea el mejor plan para toda la familia, pero en ocasiones también hay que ceder y dejar que los niños pasen más tiempo con sus abuelos y tu chico con sus padres. Sobrevivir a unas vacaciones con los suegros puede ser posible si sabes poner límites y respetarlos. Descubre cómo hacerlo.

Tú decides si quieres que los días de vacaciones con tus suegros sean unas super vacaciones o que sean un suplicio. Puede que te sientas tensa al principio frente a este auténtico desafío, pero si marcas unas pautas y consigues llevarlas a cabo, lograrás relajarte y disfrutar de tus vacaciones con toda la familia.

En primer lugar, ten en cuenta de que durante estas vacaciones seréis dos parejas, y que no todas las actividades tienen por qué hacerse junto a ellos. Planifica un poco de tiempo libre para pasar a solas con tu pareja, y que no tengáis que estar en todo momento todos juntos.

Puedes ir a cenar sólo con tu chico, salir un rato de compras, hacer una pequeña excursión, etc, y mientras tanto, tus suegros pueden llevar su propio ritmo sin que os molestéis unos a otros.

En cuanto a las tareas de casa, es importante que todos colaboren. No dejes que tu suegra se encargue de todas las tareas domésticas, ni tampoco te encargues tú sólo de todo. Los niños y los hombres de la casa deben colaborar, porque son días de relax para todos, pero cuando toca trabajar un poco también hay que responsabilizarse.

Si los niños también viajan con vosotros, no abuses de los abuelos para que se queden con ellos todo el tiempo mientras tu pareja y tú disfrutáis del descanso. Tus suegros quieren mucho a sus nietos, pero también tienen el derecho de disfrutar de sus vacaciones.

Si ellos mismos se ofrecen una noche a quedarse con los pequeños mientras tu chico y tú salís a cenar, acepta el ofrecimiento, pero no lo conviertas en una costumbre.

En todo momento, cuando notes que el ambiente se vuelve tenso y pueda dar a lugar a una discusión, relájate, y evita el estrés. Recuerda: estáis todos de vacaciones, y es tiempo de relajarse y disfrutar.