Trucos y Manualidades

Cómo organizarse para trabajar desde casa

Home office

Trabajar desde casa es un lujo para algunas, pero supone un gran esfuerzo para otras. Muchas veces es muy complicado separar el ocio del trabajo cuando se encuentran ambos en el mismo espacio, pero existen pequeños trucos para organizarse y rendir tanto o más que si trabajaras en la oficina.

Trabajar en casa tiene las grandes ventajas de que puedes dedicar más tiempo a tu familia, a tu hogar, e incluso a ti misma. También ahorras tiempo en desplazamiento hasta el lugar de trabajo, y puedes crearte tú misma tus propios horarios.

Pero presenta los inconvenientes de la falta de concentración, la monotonía, y la ausencia de otros compañeros con quién relacionarte mientras trabajas, lo que hace que trabajar sola en casa pueda ser a veces muy duro.

Para evitar los inconvenientes y quedarte con las ventajas, ten en cuenta una serie de pautas para llevar a cabo en casa a la hora de trabajar:

Crea tu propio espacio de trabajo: no trabajes desde el sofá, estarás más tentada a las distracciones. Crea un pequeño rinconcito de tu casa para que sea tu lugar de trabajo, del que podrás salir cuando quieras evadirte y tomarte un poco de tiempo libre.

Sal de casa para no estar todo el día encerrado en tu “oficina”: si no quieres vivir atado a tu trabajo, sal cada día de casa durante al menos media hora para dar un paseo al aire libre, y poder relacionarte con otras personas. Si aprovechas para hacer algún deporte o ir al gimnasio, ¡muchísimo mejor! Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

Evita las interrupciones: como si te encontraras en la oficina trabajando, no te pases todo el día mirando tu móvil o tus redes sociales, ya que si estás todo el día distraída no podrás dedicar el tiempo necesario a tu trabajo. Tampoco vale levantarte cada 5 minutos a por una chocolatina o al baño sin necesitarlo realmente; responsabilízate de tu trabajo, ya que tu propia jefa ahora eres tú.

- Planifica tus jornadas: ponte metas a alcanzar cada día, para no dejar que el trabajo se te vaya acumulando. Lo mejor es que si un día cumples la meta marcada antes de tiempo, podrás premiarte de alguna forma y disfrutar de un merecido momento de ocio por el trabajo bien hecho.