Mamás

Cómo impedir que tu divorcio afecte a tus hijos

Cómo impedir que tu divorcio afecte a tus hijos

Cuando una pareja decide ponerle fin a su matrimonio a través de un divorcio, suele ser complicado que este acontecimiento no afecte a los peques de la casa a pesar de que hay que hacer todo lo posible para que los niños no sufran durante esta complicada etapa.

Y es que, a la hora de hacer todo lo que esté en tu mano por sobrevivir a un divorcio, no solo deberás centrarte en ti misma, sino también en tus hijos para que sufran lo menos posible con la separación entre tu marido y tú.

Y, aunque conseguir este propósito no es una tarea sencilla, hoy quiero ofrecerte una ayudita extra a través de estos consejos.

Con ambos padres

Que un niño vea cómo sus padres se pelean por quedarse con él un día y no otro resulta de lo más desagradable y violento. Así que, si el divorcio con tu pareja no ha terminado demasiado bien, intenta discutir con tu ex marido cuando vuestro hijo no esté delante y llegar a un consenso lo más justo posible para todos.

Nada de dramatismos

En el momento de dejar a tu pequeño con su padre, evita los llantos y huye de las despedidas propias de las películas dramáticas. No olvides que dejar a tu hijo al cuidado de tu ex marido debe ser algo normal tanto para ti como para el chiquillo, y no una situación incómoda plagada de lágrimas.

¿Odio? No, gracias

Es posible que tu divorcio se haya producido por la aparición de terceras personas en vuestra relación, por la desaparición del amor, por la ausencia de sexo o por muchos otros motivos. Sea cual sea el que os haya llevado a tomar esta decisión y por mucho odio que haya generado hacia tu ex marido, no olvides que nunca debes transmitirle estos sentimientos a tu hijo, sino todo lo contrario. Así que incítale a pasar tiempo con su padre, a llamarle por teléfono y a no guardarle ningún tipo de rencor. ¡El pequeño no tiene la culpa!

Tu hijo no es tu mensajero

Son muchas las parejas que, tras divorciarse, dejan de dirigirse la palabra. Y, aunque esta es una decisión que deberás tomar tú misma, lo que nunca deberás hacer será utilizar a tu hijo de intermediario para que le transmita tus mensajes a tu ex. No olvides que ya eres adulta y que debes solucionar tus problemas comunicativos tú sola.