Trucos y Manualidades

Cómo hacer una correcta limpieza facial

Trucos para la limpieza facial

Una correcta nutrición es un aspecto muy importante para actuar desde el interior y lograr que nuestra piel se vea sana y bonita. Sin embargo, desde el exterior podemos ayudarnos con otras técnicas para lograr los mejores resultados. Si quieres saber cómo hacer una correcta limpieza facial, sigue estos pequeños trucos.

Seguir diariamente un buen ritual de limpieza es necesario para cuidar nuestra piel y que responda positivamente viéndose mucho más bonita. Pero de nada sirve cuidar nuestra piel si no lo hacemos de la forma más correcta ni con los productos adecuados, ya que no todas las pieles son iguales y no tienen las mismas necesidades.

 

Escoge productos adecuados para tu piel. En el mercado existen tantos productos diferentes para la piel como tipos de pieles existentes. Puede que un producto que le funcione a una amiga no sea el más adecuado para tu piel, así que primero averigua qué tipo de piel tienes, y a partir de ahí busca un limpiador específico para ella.

- Aclara bien tu piel después de la limpieza. De nada sirve actuar con el mejor limpiador contra la suciedad acumulada en nuestra piel si no la eliminamos correctamente al acabar. Si no eliminamos bien la suciedad y los restos de limpiadores, podemos ocasionar la aparición de granitos o sequedad.

Ten cuidado con el exfoliante. Exfoliar tu piel sirve para eliminar las células muertas de la superficie. Debe ser aplicado cada cierto tiempo, dando tiempo a que se acumulen células muertas suficientes para no dañar las células que siguen cumpliendo su función en tu piel. Con aplicarlo una o dos veces por semana es más que suficiente para lograr una piel libre de células muertas.

No frotes demasiado fuerte con la toalla al terminar. Para secarte el rostro, es suficiente con presionar suavemente sobre él con la toalla, sin llegar a frotar en exceso. Si frotamos nuestro rostro con la toalla después de la limpieza facial, podemos dañar la piel que se encuentra más debilitada y expuesta.

Como ya ves, conseguir una piel radiante y limpia sin dañarla durante la limpieza facial es muy sencillo. Cuida tu rostro, cuida tu piel.