Emprendedoras

Cómo evitar que tu negocio arruine una amistad

Couple using a laptop in a restaurant

Emprender es una tarea difícil, pero lo es más aún hacerlo con un amigo como socio capitalista de la empresa. Las disputas no tardarán en llegar y es mejor que estés preparada para no arruinar una bonita amistad por culpa de tu negocio.

Dicen que quien tiene un amigo, tiene un tesoro, pero eso es hasta que decides contar con él para poner en marcha un negocio. Ahí es cuando empiezan las dificultades y empieza a ponerse peliaguda la cosa. Es muy común emprender con amigos, pero lo que a veces funciona no a todo el mundo le resulta de la misma manera.

Llegar a un consenso es difícil en ocasiones, sobre todo, si ambas partes no tienen la misma visión empresarial. Por eso es fundamental dejar claro en primera instancia cuáles son las responsabilidades de cada uno de los socios, para ello habrá que identificar primero qué es lo que a cada profesional se le da bien. Teniendo eso en cuenta habrá que marcar y definir los roles de cada uno. Hay que tener en cuenta que en una amistad impera la igualdad, pero no ocurre lo mismo en una empresa.

En cualquier momento habrá que decidir cuestiones espinosas que afecten a la empresa, como la venta de una parte de las acciones, expandirse por el extranjero o la necesidad de abrir otra sucursal en otra ciudad. Una de las mejores opciones para tomar estas decisiones pasa por votar qué es lo que se considera que repercutirá positivamente a la compañía. La decisión que consiga mayores votos es la que finalmente se adoptará.

En cuanto a los consejos para sacar adelante un negocio junto a un grupo de amigos, ten en cuenta el valor que te aportará aliarte con personas que valores por sus capacidades y que tengan un carácter compatible al tuyo.

Y no olvides que las obligaciones de cada uno deberían de figurar en un contrato que firmen todos los miembros al inicio de la actividad. Por si acaso.