Mamás

Cómo evitar que tu hijo sienta celos de su hermano

Children's jealousy

Si tienes hermanos o hermanas, seguro que recuerdas aquel momento en el que un bebé empezó a acaparar la atención no solo de tus padres, sino también del resto de tu familia provocando que los celos invadieran todos los poros de tu piel.

Y es que son muchos los niños que, al ver las atenciones que recibe su hermanito nada más nacer, se sienten desplazados y faltos de cariño, lo que trae como consecuencia que sientan unos tremendos celos hacia ese recién nacido que acaba de llegar a su hogar.

¿Estás embarazada de tu segundo hijo y quieres evitar que los celos se conviertan en los protagonistas de vuestra vida? ¡Pon en práctica estos consejos y verás qué fácil resulta!

Una tarea que comienza durante el embarazo

Es importante que consigas que tu hijo vea la llegada del bebé como la ves tú: un momento de gran alegría e ilusión para todos. Para ello, te recomiendo que le hagas partícipe del acontecimiento desde el embarazo. ¿Cómo? Pues pidiéndole que te ayude con la elección del nombre o de la ropita o colocando su mano sobre tu tripa cuando el bebé empiece a dar patadas. ¡Lo esperará con tanta ilusión como tú!

Él también quiere sentirse útil

Otro sencillo truco que te dará la oportunidad de huir de los celos ante la llegada de un hermano consistirá en hacer que tu hijo mayor se sienta útil. Una buena forma de conseguirlo puede ser encargarle labores de cierta responsabilidad, como ir a comprar solito algún accesorio para el peque (si ya es lo suficientemente mayor para ello, claro) y dejar que lo cuide al nacer.

Un compañero de juegos

Es fundamental que hables con tu hijo para explicarle que la llegada de un nuevo miembro a la familia no es motivo de celos, sino todo lo contrario debido a que, a partir de ahora, tendrá un compañero de juegos con el que pasarlo en grande a diario.

Coméntale, también, que el nacimiento del bebé no va a provocar que le quieras menos, pero que al principio el pequeño necesitará muchas atenciones para sentirse bien y que, entre todos, podréis hacer que crezca sano y feliz. ¡Si le haces partícipe de todo lo relacionado con el bebé los celos no tendrán cabida en vuestra vida!