Trucos y Manualidades

Cómo cuidar la piel después del verano

Woman touching skin or applying cream, isolated

El verano es mi estación favorita, aunque debo admitir que no solo tiene cosas buenas, ya que el sol, el cloro de las piscinas y la sal de las playas nos obligan a cuidar la piel de un modo muy especial cuando que las altas temperaturas dan paso al otoño.

Es por este motivo que, ahora que la estación otoñal está a la vuelta de la esquina, quiero compartir contigo algunos de los trucos que yo utilizo para cuidar la piel después del verano. ¡Espero que te resulten tan útiles como a mí y que puedas presumir de una belleza excepcional durante todo el año!

Una buena exfoliación

Los expertos en estética recomiendan someter la piel a una limpieza de cutis dos veces al año: una uno o dos mese antes del verano y otra una vez acabado el estío. No obstante, si prefieres cuidar la piel desde la comodidad de tu hogar y ahorrarte una buena cantidad de dinero en el salón de belleza, puedes hacer como yo y exfoliar tu rostro con un producto específico o utilizar ingredientes naturales tales como la sal y el azúcar, los cuales eliminan las células muertas de la piel y la dejan luminosa y sin impurezas.

¡A hidratar!

El cloro y el sol son dos de los protagonistas del verano y unos agentes que resecan muchísimo la piel. Por ello, te aconsejo que, una vez finalizada la estación estival, hidrates tu piel bebiendo dos litros de agua al día, utilizando una buena crema y consumiendo alimentos ricos en grasas saludables, como el pescado azul y los frutos secos.

Un bronceado duradero

Una de las maravillas del verano es el precioso bronceado que los rayos de sol dejan sobre nuestra piel. ¿Quieres prolongarlo al máximo? Entonces empieza hoy mismo a comer zanahorias y frutas de color naranja, unos ingredientes ricos en betacaroteno que te ayudarán a mantener tu bonito moreno y que cuidarán tu línea y tu salud.