Salud

¿Cómo controlar el estrés?

Trabajar

¿Te sientes sobrepasada por las tareas del día a día? ¿Crees que no llegas a todo o que no das más de ti? ¿Duermes mal? ¿Contestas bruscamente a las personas de tu entorno? ¿Sufres nerviosismo o palpitaciones y no sabes bien por qué? ¿Te cuesta relacionarte con los demás? ¿Buscas excusas para no salir? ¿Te da pereza cualquier actividad? ¿Has perdido el deseo sexual?

Todos estos y algunos más que seguramente has identificado ya son síntomas de estrés, un problema acuciante en las sociedades modernas que se ha visto agravado por culpa de la crisis económica en la que vivimos inmersos desde hace ya algunos años.

Esta precaria situación se ha traducido en cifras relevantes para nuestra salud. Por un lado, los profesionales sanitarios han notado un aumento de pacientes en sus consultas que aquejados de cuadros de ansiedad, estrés y depresión. Por otro, la dispensación de ansiolíticos y antidepresivos se ha multiplicado exponencialmente.

Sin embargo, buena parte de la población no está satisfecha con los tratamientos con estos medicamentos y se niega a tomarlos fundamentalmente por la gran cantidad de efectos adversos que producen; muchos de los cuales traspasan la barrera de lo puramente físico y llegan a obstaculizar seriamente el desarrollo de una vida personal y profesional normal. Cabe recordar que estos productos dificultan la concentración, merman los reflejos y la capacidad de respuesta, impiden la conducción de vehículos o el manejo de maquinaria peligrosa, causan déficit de atención…

La homeopatía ha querido dar respuesta a esta necesidad creciente y ha desarrollado Sedatif, un medicamento elaborado a base de extractos vegetales que contribuye superar las situaciones de estrés, a aplacar los nervios y a conciliar el sueño, factor esencial para la estabilidad emocional y mental.

La principal ventaja de Sedatif estriba en el hecho de carecer de todos los efectos adversos antes mencionados y de poder administrarse en una pauta terapéutica fácil de seguir; ya que no requiere de ajustes constantes de la dosis y tampoco exige un protocolo a la hora de dejar el tratamiento.

Por su parte, Sedatif tampoco produce dependencia ni habituación, lo que lo convierte en un producto seguro y eficaz tanto para ayudar a tratar situaciones más severas (duelos por la muerte de seres queridos, separaciones y divorcios, precariedad económica…) como circunstancias estresantes de carácter transitorio (exámenes, oposiciones, insomnio asociado a la menopausia, abandono del tabaco…).

Sedatif está especialmente recomendado para las personas que se encuentran afectadas por estrés asociado al trabajo; ya que no sólo el despido causa huella emocional. Las largas jornadas, la inestabilidad laboral, los salarios precarios, las amenazas de despido… son responsables de que el 25% de la población activa declare sentir estrés profesional; una causa fundamental de absentismo y bajo rendimiento, a pesar de no estar en condiciones de solicitar una baja médica.

Etiquetas: