Salud

Cómo combatir y superar los complejos

Chica triste

La mayoría de las mujeres estamos llenas de complejos, ya sea porque no estamos agusto con nuestro físico, con nuestra cultura, con nuestro estatus social… Existen muchos tipos de complejos diferentes, pero todos tienen solución. Si quieres saber cómo combatir y superar los complejos, en primer lugar tienes que detectarlos, y en segundo lugar asumirlos y seguir adelante. Te ayudamos a hacerles frente con estos consejos.

Los complejos aparecen en la mujer cuando no está feliz con algún aspecto de sí misma. Los aspectos que más suelen disgustar son los que nos impone la sociedad: ser alta y delgada, tener un cuerpo perfecto, trabajar en un cargo importante, tener carrera universitaria y cultura, etc.

Pero las mujeres no somos perfectas al 100%, y evidentemente nunca vamos a llegar a conseguirlo todo, lo que da lugar a que todas tengamos algún complejo que nos da vueltas a la cabeza más de lo debido.

Un complejo se traduce en una focalización de nuestros defectos, haciendo que tengamos una imagen disformada de nosotras mismas, algo que no podemos cambiar, y que nos consume con la preocupación.

Para combatir nuestros complejos, debemos localizar la raíz de este, qué es exactamente lo que no nos gusta de nosotras mismas, y de dónde procede el problema.

Una vez localizado, el primer paso es intentar ponerle solución, con el fin de conseguir sentirnos mejor; si no nos gusta nuestra figura, tratamos de perder algo de peso, si queremos conseguir un puesto de trabajo mejor, luchamos para lograrlo. Sin embargo, hay que ser realistas y no obsesionarnos con conseguir cuanto antes lo que queremos; las cosas no se consiguen en 2 días, y hay que hacer los cambios poco a poco.

El aspecto peligroso de los complejos aparece cuando la obsesión se hace tan grande que no nos deja vivir nuestras vidas al margen de las cosas que nos preocupan de nosotras mismas. El objetivo a alcanzar debe ser realista, y no exigirnos más de lo que realmente podemos conseguir.

Potencia tus otras virtudes, y quiérete tal y como eres. Rodéate sólo de personas que sepan apreciarte por ser tú misma; escucha lo que ellos dicen de ti, y no te empeñes en tus propias ideas negativas.

Si no consigues superar tus complejos por ti misma, un apoyo psicológico profesional puede ayudarte a hacerlo. Consulta con un psicólogo cuál puede ser la causa de tus complejos, y trabaja con las diferentes técnicas existentes para superarlo.

Vive la vida, y no te preocupes de lo que no tiene importancia. Eres especial tal y como eres, y si los demás saben verlo, tú también podrás.