Belleza

Cómo aplicar las cremas anticelulíticas

Young girl rubbing the anti-cellulite cream in the buttocks

Las cremas anticelulíticas no hacen milagros ni acaban con la grasa acumulada en dos días. Ahora bien, si se utilizan con constancia, se aplican de la forma adecuada y se combinan con una buena alimentación y algo de deporte pueden dar muy buenos resultados.

Y es que, aunque no es necesario saber cuál es la medida ideal de una cadera para tener un cuerpo fantástico, acabar con la celulitis sí suele ser fundamental para lucir unas piernas de escándalo, un vientre plano y sexy y unos brazos sensuales y contorneados.

Pero, ¿cómo se deben aplicar las cremas anticelulíticas para que resulten cien por cien efectivas? ¡Descúbrelo paso a paso a través de Blog Ellas y aumenta la belleza de tu cuerpo!

Una buena exfoliación

Antes de aplicar el tratamiento que hayas adquirido para acabar con la celulitis, lo primero que deberás hacer será exfoliar tu cuerpo con la ayuda de un producto específico o, si lo prefieres, de un guante de crin. De este modo, eliminarás las células muertas y conseguirás que las cremas anticelulíticas penetren mucho mejor en la piel.

¿Cuándo se deben aplicar las cremas anticelulíticas?

Es muy importante que, si deseas obtener excelentes resultados, apliques la crema anticelulítica todos los días, después del baño y con la piel totalmente seca.

¿Cómo se extienden las cremas anticelulíticas?

Más que el producto en sí, lo más importante es la forma en que lo apliques, ya que un estupendo masaje puede marcar la diferencia entre un buen y un mal resultado. Así que no te olvides de extender siempre la crema desde abajo hasta arriba, lo que te permitirá activar la circulación y eliminar la retención de líquidos. Veamos cómo se extienden las cremas anticelulíticas en cada parte del cuerpo:

  • Las piernas: empieza en los tobillos y sube hasta los muslos realizando suaves masajes circulares.
  • El abdomen: masajea la zona comenzando en la parte baja de la tripa y acabando en las costillas. ¡Y no te olvides de la cintura!
  • Los brazos: en esta área los masajes deben llevarse a cabo desde la muñeca hasta el hombro insistiendo de un modo especial en la zona interna, que es donde se acumulan la mayoría de las células grasas.