Mamás

¿Cómo afrontan el cáncer los más pequeños?

padre-hijo

Los sentimientos por los que pasa un niño como resultado del diagnóstico de cáncer de un familiar varían según la persona. Cada niño es diferente, aunque hay algunos aspectos comunes según la edad. Un bebé que empieza a caminar puede que tema al separarse de los padres durante el momento o la época del tratamiento. En edades más avanzadas, puede que entiendan lo que está pasando pero que no sepan cómo expresarlo.

Los niños y adolescentes a menudo responden a la notica del diagnóstico de cáncer con una gama de emociones que reflejan la de los padres. “El niño afrontará la situación dependiendo de cómo responda su entorno ante los cambios”, afirman los psicooncólogos de Centro Capilar Oncológico Carreras. Es decir, los adultos, con sus comportamientos y actitudes, son un ejemplo para los niños, en todos los ámbitos y el cáncer no es una excepción.

El error más común que las familias con una persona afectada por cáncer cometen con las criaturas es mantenerles al margen del proceso y sobreprotegerlos. En la mayoría de los casos el niño sabrá que sucede alguna cosa anormal, aunque no sepa exactamente de qué se trata y eso ya modificará su actitud, volviéndose más rebelde o más introvertido. Una buena comunicación y una información honesta ajustada a las necesidades de los niños ayudarán a involucrar a los más pequeños en el doloroso proceso.

Impidiendo que los peques no repriman sus temores les implicaremos, de una manera más directa o menos, en el desarrollo de la enfermedad. Haciendo al niño partícipe, la familia evitará un frente menos. Desde Carreras recomiendan libros o cuentos infantiles como recurso para saber cómo afrontar el cáncer de un familiar desde la perspectiva del niño: El silenci dels nens o ¿Qué te ocurre, mamá?, de Sonia Fuentes, Nos lo dijo Pepe, de Sanofi, o Juanjo tiene bichos en la sangre, de Rosanna Mirapeix.

 

Etiquetas: