MamásSalud

Cómo actuar si tu hijo tiene obesidad infantil

Cómo actuar si tu hijo tiene obesidad infantil

Las prisas, la falta de tiempo y el hecho de no poder controlar a los niños en multitud de ocasiones hacen que, a veces, no tengamos más remedio que hacer uso de alimentos precocinados o de ir a cenar a un restaurante de comida rápida.

Estos malos hábitos han provocado que, hoy en día, muchos niños padezcan obesidad infantil, lo que puede ocasionarles graves problemas de salud tales como enfermedades cardiovasculares, problemas de autoestima, hipertensión o afecciones en la piel, entre otras muchas dolencias.

Pero, ¿cómo puedes evitar que tus hijos sufran de obesidad infantil? Pues, en primer lugar, acostumbrándolos desde muy pequeños a comer una dieta sana y equilibrada donde no falten las verduras, la fruta, las hortalizas y las carnes blancas, las cuales deberás cocinar a la plancha o hervidas para que los más pequeños de la casa se acostumbren a consumir este tipo de alimentos.

Asimismo, también es importante que les apuntes a algún deporte. Es cierto que, después del colegio, acaban muy cansados, pero un par de horas de ejercicio a la semana les ayudará a estar en forma y a despejarse del estrés de los deberes y los exámenes.

Por otro lado, en ocasiones hay niños que comen compulsivamente, lo que les hace tener un grave sobrepeso que puede afectar mucho a su salud. En estos casos, es importante que te informes de si tu hijo tiene algún problema que desconozcas, ya que, a veces, la angustia y la ansiedad pueden generar unas intensas ganas de comer. En ese caso, siéntate a hablar con tu hijo y dale confianza para que te explique qué problema tiene y puedas ayudarle a ponerle solución.

Finalmente, también es de suma importancia que, aunque te lleve tiempo, dediques algunos minutos del día a cocinar. Si tienes pareja, intentad turnaros para que no sea tan duro y elaborad platos sanos para que no os veáis obligados a consumir comidas preparadas, las cuales no solo son poco saludables sino que, además, hacen que el peso de tus hijos aumente considerablemente.