Belleza

Cambiando el color de nuestro cabello

Todas las mujeres pasamos por etapas en las que queremos imprimirle un cambio radical a nuestro look, generalmente en esos momentos lo primero que pensamos es en darle a nuestro cabello un tono absolutamente diferente al propio. Pero esto no siempre resulta ser tan favorecedor como imaginábamos en un comienzo, y lamentablemente se debe al desconocimiento que la mayoría de nosotras tiene sobre el tema.

La personalidad, un punto importante

Como en todas las cosas, en esto también hay excepciones, ya que un cambio arriesgado suele provenir de una mujer con una personalidad muy atrevida y esto la favorecerá más allá de los parámetros que se deben seguir tradicionalmente. En cambio para las de personalidades más temerosas lo ideal es cambiar por un tono similar al propio para que no se sientan mal con lo brusco del contraste.

A cada tono un cambio favorecedor

Rubios: los tonos de rubio parecen favorecer a todas las mujeres, ya que una de sus virtudes es suavizar las facciones, afinar el contorno de los rostros muy redondeados y acompañar a la perfección a la mayoría de las pieles. Sin embargo hay un tipo de mujeres que deben evitar estos colores siempre, estas son: las de piel muy morena y rostros muy delgados.

Pelirrojos: es el más arriesgado y el que más suele usarse en cambios drásticos y personalidades osadas. Ideal para mujeres de piel y ojos claros; en cambio si eres de piel morena puede resultar muy artificial.

Castaños:
no hay quien no puedo lucir un color castaño en su cabello, además se lo puede realzar con algunos reflejos en diversos tonos, como rubios medios, cobrizos o dorados.

Morenos: para teñir tu pelo de este color será mejor si tienes una piel bronceada, ojos rasgados y rasgos delicados ya que este color los endurece bastante. Debes evitarlo si tu nariz es muy prominente ya que este rasgo se marcará aún más.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ECvXZNziwR4

Foto: Captura de www.sxc.hu