Belleza

Claves para cuidar nuestro cuello

Nuestro rostro no termina justo en el mentón. Las expertas en el cuidado de la piel no paran de hacer hincapié en que la piel del cuello es precisamente una de las más delicadas de nuestro cuerpo.

Es muy importante dedicarle cuidados antes que los años dejen su huella. La piel del cuello tiene menos glándulas sebáceas, por lo cual se puede deshidratar y secar fácilmente, poco tejido adiposo, es decir, es más fina y una menor densidad de fibras conjuntivas, por lo que somos presa fácil de la flacidez.

El cuello lo debemos tratar igual que nuestro rostro y darle los mismos cuidados. Por lo cual lo debemos desmaquillar utilizando un tónico para equilibrar el pH, y luego   aplicar una buena hidratación. Si utilizamos una mascarilla en el rostro, debemos extenderla también por nuestro cuello y escote también.

Con el paso de los años es necesario tratarla con cremas reafirmantes o de efecto lifting incluso antes de los treinta años, para evitar que los males vayan a mayores.

Las mujeres que pasamos mucho tiempo delante de un ordenador debemos cuidar que la altura de la pantalla sea la correcta. Otra forma de evitar la aparición de arrugas prematuras es evitar sostener el teléfono entre la oreja y el hombro durante tiempo prolongado.

Por último debemos cuidar la elección de la almohada. En caso de dormir de lado, debes buscar una almohada dura y alta, que ayude a compensar el espacio entre los hombros y la cabeza. En caso de dormir boca arriba, es conviene utilizar un modelo más bajo. Debemos cuidar el no forzar el cuello, y que la almohada ayude a mantener la fluidez de la línea del cuello respecto a nuestra columna, sin forzarla.