Salud

Cáncer mamario: prevención (III)

Cuando te realizas un auto-examen mamario puedes encontrar ciertos cambios o alteraciones que debes tomar en cuenta, algunos de ellos pueden ser: un bulto o masa anormal, alguna hinchazón inexplicable, la piel irritada, cierto dolor en algunas zonas, enrojecimiento o secreciones en los pezones.

Este tipo de controles debemos aprender a realizarlos desde nuestra juventud, para luego, a partir de los 40-50 años agregar una mamografía por año; todo esto sin dejar nunca de realizar los auto-exámenes de forma mensual.

En caso de descubrir alguna anormalidad durante las palpaciones debes consultar de forma inmediata a tu médico de confianza y realizarte todos los estudios que él te sugiera para descartar todo tipo de cáncer o llegar a una detección precoz.

No olvides que el 80% de estos bultos son de origen benigno y que cuanto antes realices el diagnóstico y tratamiento mayores serán las posibilidades de cura. Por eso es fundamental el control ginecológico periódico.

Fuente e imagen: mujeresdeestilo