Relaciones

Cambios en la pareja tras la llegada del primer bebé

Pareja joven con hijos

Con la llegada del primer bebé, en la pareja se producen cambios de forma inevitable. Estos cambios son debidos principalmente al estrés por el cuidado de un bebé recién nacido, y porque los padres comienzan a dedicar todos sus cuidados al más pequeño de la familia, olvidándose de cuidarse el uno al otro y de mantener la relación. Hay que tener cuidado con estos cambios en la pareja tras la llegada del primer bebé, para que no se deteriore la relación.

Tiempo para el niño, tiempo para tu pareja, y tiempo para ti misma. Con la llegada del bebé, hay que intentar buscar tiempo no sólo para dedicar al pequeño, sino también para seguir cuidando tu relación, y para no descuidarte tú misma ni tu imagen personal.

Al principio puede ser algo más estresante, pero si sabes mantener la calma, puede sacar tiempo para todo -¡incluso para descansar!-. No te cortes a la hora de pedir ayuda a algún familiar o un amigo cercano que pueda cuidar del bebé durante unas horas. Este tiempo libre os vendrá muy bien a tu chico y a ti para seguir queriéndoos.

Pide ayuda a las abuelas, pero no todo el tiempo. Tu madre y tu suegra pueden ser una excelente ayuda para cuidar del bebé, sobre todo los primeros días, ya que ellas tienen esa experiencia que aún te falta con tu primer hijo. Pero ten en cuenta de que una ayuda es sólo eso, una ayuda, y no cargues a las abuelas con todo el trabajo.

Tu chico y tú necesitáis momentos de intimidad en casa sin que estén vuestras madres todo el rato pululando entre vosotros. Aprended a disfrutar también de un momento a solas mientras el bebé duerme.

Cuida de tu chico, y de ti misma. El bebé necesita atención y mimos, pero tu chico y tú también los necesitáis; ¡no te olvides de ello! Si vuestro pequeño crece en un ambiente dónde sus padres se dan el cariño que necesitan, a él no le va a faltar un correcto equilibrio emocional.

Estos sentimientos entre la pareja los perciben los bebés a pesar de ser tan pequeños. En cambio, si dejas abandonada a tu pareja, o a ti misma, los sentimientos negativos también serían percibidos por el bebé.

Organizaos en casa, pedid ayuda cuando la necesitéis, y sobre todo, dedicaos el uno al otro el tiempo y los cariños que necesitéis. De esta forma viviréis con mucha más felicidad la llegada de vuestro hijo.