Salud

Calvo, personas con denominación de origen

Mussels

El mejillón gallego es un ingrediente sabroso, nutritivo e ideal para cuidar la salud. No obstante, no hay que olvidar que, detrás de cada producto de calidad, encontramos la historia de una persona que, con esfuerzo y dedicación, ha hecho posible que podamos disfrutar de unos fantásticos mejillones.

Es por ello que la empresa Calvo, una de las entidades más prestigiosas en el sector de conservas del territorio español, ha querido destacar, a través de una nueva campaña, la labor de esas personas que, día tras día, ponen todo su empeño en conseguir la máxima calidad de los ingredientes que consumimos.

Unas personas que, al igual que los mejillones gallegos de Calvo, cuentan con denominación de origen y con una pasión por su trabajo que se ve reflejada en el sabor de los productos de esta conocida marca.

María Jesús, una mujer con denominación de origen

En esta ocasión, Calvo ha querido deleitarnos con la historia de María Jesús, más conocida por todos como Chus. Una mujer luchadora que trabaja en Calvo desde el año 1999 y que, gracias a su esfuerzo, a su dedicación y a su amor por el mejillón gallego, se ha convertido en supervisora general de esta conocida entidad.

Su trabajo consiste, principalmente, en conseguir que todo salga a la perfección, en descubrir si existen problemas y en hacer todo lo posible para solucionarlos en caso de que aparezcan.

Una mujer con denominación de origen que se siente orgullosa de poder ofrecerle al público más exigente un mejillón de calidad procedente de las mismísimas Rías Gallegas que se mima y se cuida para deleitar las papilas gustativas de todos los comensales a través de su sabroso y fresco sabor.

Los beneficios del mejillón

Gracias a la labor de María Jesús y de todas las personas que forman parte del equipo de Calvo, podemos disfrutar de un mejillón de calidad con denominación de origen gallega que, además, cuenta con muchísimas propiedades. Y es que este sano ingrediente posee un alto contenido en proteínas que mejoran nuestro desarrollo muscular, un bajo contenido en grasas y calorías y un sinfín de vitaminas y minerales como son el yodo, el hierro, el calcio, el fósforo, el magnesio, el sodio y la vitamina E.