Belleza

Bronceado sin sol

Para poder seguir teniendo un bronceado saludable sin arriesgar la salud de tu piel, veremos una técnica para que tu rostro se vea resplandeciente.

Son unos pasos muy simples y podrás verte espectacular:

  1. Prepara tu piel. Es indispensable que la piel esté limpia, tonificada e hidratada con productos acordes a tus necesidades.
  2. El uso de la base. Debes utilizar una base efecto bronceante, para poder subir la tonalidad de tu piel. Esta base tiene una formulación que según la cantidad de producto que te apliques te permite conseguir diferentes tonos. A modo de  ejemplo: si tu piel es clara, debes utilizar menos producto para poder lograr un bronceado natural. Pero si tu piel es más morena y quieres realzarla, puedes utilizar más producto para lograr la tonalidad que deseas.
  3. El uso de un corrector. El color del corrector, debe ser más oscuro del que utilizas habitualmente. Esto es porque al subir la tonalidad de la piel, quedaría con un aspecto poco natural.

4. El uso de polvo. Para esta técnica, tenemos dos opciones con respecto al color:

a) Usar el polvo del mismo color que nuestra piel, para así mantener el color logrado con la base.

b) Utilizar un color más oscuro, para poder resaltar el bronceado.

Otra poción es el uso de un iluminador para nuestro rostro, para poder obtener un efecto de luz además de dar color. Se aplica con una brocha para polvo compacto.

5. Los ojos. Los colores ideales para poder resaltar el color del bronceado y también su brillo son los:

  • dorados,
  • cobres,
  • bronces,
  • verdes agua marina,
  • los tonos coral,
  • el salmón.

Muy importante: el look bronceado consiste en iluminar la mirada. Por esto es que podemos cambiar el delineador negro por un delineado con sombra dorada, aplicada  con un pincel húmedo.

6. Para la boca el producto ideal, es un labial con poca cobertura o también un gloss. Así podrás resaltar el bronceado de tu piel.

7. El rubor. Sin duda a la hora de generar un buen bronceado este producto es un infaltable. Es realmente igual que si nos expusiéramos al sol. En los pómulos debemos lograr un color más rosado y también más oscuro que el resto de la piel, ya que esta zona suele broncearse más fácilmente ya que es una zona saliente. La sugerencia: los colores ideales son el salmón y el bronce.

8.  A la hora de iluminar y poder resaltar el color obtenido es muy importante iluminar ciertas zonas de nuestro rostro. Son las zonas que se encuentran más elevadas y con más volumen. Estás son: la parte alta del pómulo, el hueso de la nariz, el entre cejo y la parte alta de la cejas.