Relaciones

Por qué nos sentimos más atraídos por las experiencias difíciles

Pair of lovebirds

Sentirse perdidamente enamorado es algo que todos hemos experimentado al menos una vez en la vida, esas sensaciones inexplicables y hasta incontrolables, que nos revolucionan la vida, son las que crean estados mentales que pueden motivarnos de tal forma que llegamos a sentir que estamos viviendo una experiencia única o desmotivarnos por completo.

Será por eso que varios especialistas dedicados a estudiar el comportamiento humano aseguran que son los obstáculos y los peligros los que fomentan la pasión en una relación amorosa. Tanto así que se ha demostrado que las parejas que viven con mayor efervescencia el amor suelen atravesar períodos de grandes dificultades, peleas y hasta rupturas momentáneas y pasajeras. Ahora bien, dónde radica esta relación tan estrecha entre dificultad y atracción.

El enamoramiento es algo muy parecido a una sensación de embriaguez, mezcla de ansiedad y emociones exaltadas; y todas estas se ven más estimuladas cuando debemos enfrentar alguna complicación con el otro. Son las limitaciones las que aumentan nuestro interés por el otro, y esto se debe a una característica típica del ser humano ante los retos a vencer.

Si bien hay cientos de teorías que afirman que el estado de enamoramiento no puede superar los 18 meses, está comprobado que en relaciones que atraviesan diversos tipos de oposiciones este fuego puede mantenerse a lo largo de muchos años. El verdadero secreto está en no permitir que la rutina anide sobre la pareja y dar lugar a la consolidación de un sentimiento de amor más sereno y duradero.