Trucos y Manualidades

Aspectos prácticos para una vida en solitario

Creando un espacio propio: la decoración.
Por si no te has dado cuenta, estás solo. Esto involucra también a tu espacio físico. Llegó la hora de decorar el lugar como más te agrade; ya no tienes que dar cuenta de por qué le dedicas el lugar central de tu casa a la televisión o a tu ordenador.

Si te sientes a gusto con ello, adelante. Este es el momento para reafirmarte en tus gustos, en tu personalidad.
Tal vez, como recomendación, puede estar bueno que revises todas esas valijas y cajas que ocupan lugar…sigues necesitando conservar toda la colección de medias con agujeros que traes de la casa de tus padres o los libros con los que aprendiste a leer…tal vez sea hora de dejar atrás ciertas cosas. No queremos decir que a casa nueva borrón y cuenta nueva. Parte de lo que eres necesita de la memoria y de la conservación de objetos del pasado…pero tal vez no tantos.

Tu seguridad financiera:
La elección de tu espacio y la posibilidad de mantenerte solo requieren que reflexiones en todos los gastos que vas a tener y que te prevengas contra imprevistos. Un buen seguro y una cuota-alquiler del piso que no sobrepase el 35% de tus ingresos puede ser una buena opción para no ahogarte en la inmensidad de la casa propia.

Muchas veces estar por la cuenta de uno puede funcionar como una cárcel si esto te hace trabajar 14 horas al día y a su vez te deja sin dinero para actividades de ocio y esparcimiento. Recuerda que este es el momento para conocer todo tipo de personas y empezar a conectarte desde lo que realmente eres.
Vivir solo aporta las mejores oportunidades para el desarrollo personal…no lo desperdicies! Las personas que te rodean te lo van a agradecer.

Fuente: revistaimpar