BellezaTrucos y Manualidades

Apariencias

 Apariencias

Hay una frase mundialmente conocida que es español dice: “Las apariencias engañan” y mientras preparaba un taller sobre redes sociales, encontré que el significado literal de esta frase es parte del arte del ser humano porque la tecnología (inclusive) te brinda herramientas para crear tu mundo como quieras. Puedes recrear una vida, con las situaciones concretas que vives en la “vida real”; esto genera que esa frase que menciono al principio sea certera y en el camino habitual también.

Reconocer que las relaciones humanas no son plenamente transparente es real pero también es bueno reconocer que cada persona posee una esencia en su interior tan valiosa como la vida misma que le fue dada y a veces las dificultades producen una ceguera ficticia.  En otras ocasiones  es la timidez lo que lleva a que no muestres quien eres realmente, tú tienes luz propia … brilla intensamente y no necesitarás una apariencia porque la plenitud mostrará quien eres.

Las apariencias son un modo de manifestar aquello que no existe, entonces pueden estas engañar … NO … pues son una irrealidad, engañan porque son mentiras y eso es la  dualidad que contiene esta frase. El aprender a reconocer el engaño/la apariencia en las  actitudes humanas es un acto de comprensión humano que desarrollas cuando deseas compartir plenamente tu espacio con el ajeno, es un estilo de vida que solo se transita con la lealtad a uno mismo.

Tener un aspecto físico o actitudes que no con reales, muchas veces estrategias humanas para relacionarse con los demás y sinceramente no es el camino para vincularte con otros porque en estas “apariencias” puedes herir las emociones y sensaciones de los demás. Es más fácil a veces mostrar aquello que debes mostrar … vivir es brillar desde las particularidades que tienes para enriquecer al mundo.

Por eso las herramientas 2.0 son un estilo de vida aplicable a la tecnología y a la bella vida, pues es colaborar desde tu lugar para permitirle a los demás crecer con lo que tú tienes. Se generan descubrimientos maravillosos y te transformas en un eslabón de la cadena de la vida donde das y recibes, haciendo que tu mundo se enriquezca con lo del otro (que no es ajeno porque es compartido).

Imagen:  Tu cotillon