Relaciones

¿Amistad o Demasiado Ego?

Hay que ver, de todos los “amigos” que tenemos en Facebook, cuáles son realmente amigos. No sé si hay todavía una palabra para denominarlos. “Contactos” suena demasiado a oficina, pero amigos, definitivamente, no son. Es decir, no todos. Aquel que tenga, honestamente, 153 amigos, y hable con ellos todos los días o asiduamente, y los visite a sus casas y conozca sus problemas, probablemente viva días de 50 horas, y aún así probablemente no le alcance.

Las redes sociales, no hay duda, nos conectan con otros. Por eso son sociales. Pero hay algo que no es tan social, o representa una deformación de la sociabilización: se utilizan estos espacios, por lo general, como “vidrieras“. Colgamos fotografías, vídeos, comentarios, sobre nosotros, qué hacemos, cómo vivimos, etcétera, que funcionan más como un darnos a conocer, en nuestra cara, obviamente, más presentable. Para que los demás nos vean… ¿hacer qué? Eso es lo que no está tan claro, todavía.

Con esto me refiero a que nadie habla, en estas redes, de lo que le pasa verdaderamente. Digo, se disfrazan realidades: aparecemos todos contentos, divertidos, felices, y amigos… pero si fuéramos todos tan amigos, hablaríamos de otras cosas. Hablaríamos de por qué nos peleamos con nuestras novias, o cómo está nuestro padre que está internado, o por qué estamos metidos en un pozo depresivo, no tenemos trabajo ni dinero, o quién sabe qué.

Hay un nuevo sitio que explota esto, se llama FriendFeed. Me gusta porque todos hablan de amistad (friend es amigo en inglés). Lo que permite el sitio es tener un espacio donde mostrar nuestros posts de Twitter, Digg, Flickr, Youtube y demás. A mí, estos “emprendimientos”, startups, o como les quieran llamar, que intentan generar ganancias a expensas de hacernos sentir más “conectados” ya me están empezando a cansar.