Salud

Almuerzo en el trabajo

La hora de nuestro almuerzo debería ser un momento de tranquilidad. Tomarnos una pausa para descansar, relajarnos y reponer nuestras energías.

Pero generalmente es una de las comidas que que realizamos dentro de nuestro horario laboral y a en algunos casos es hasta en el mismo lugar de trabajo.

Vamos a compartir cuatro reglas para convertir ese momento de almuerzo, en una oportunidad para cuidar nuestra salud:

  • Fuera del escritorio.

No comas en el escritorio. Debes abandonar el hábito de comer sentada en tu escritorio, frente a tu ordenador. Busca un lugar diferente al lugar de trabajo, para así poder desconectarte completamente de tus tareas laborales. Puede ser la cocina, el comedor de la empresa, una cafetería, un restaurante o cuando el clima lo permita, el parque o una plaza cercana.

  • Relájate, debes tomarte un momento antes de almorzar para hacerlo.

Dedícale unos minutos a respirar con tranquilidad, dejando de lado los problemas tu oficina y concéntrate en disfrutar tu tiempo libre y de tu almuerzo.

  • Come lentamente  y mastica bien todos los alimentos.

Todas sabemos que La digestión comienza en la boca. Para facilitar el proceso digestivo es necesario una buena masticación, así podremos  aprovechar de los nutrientes que ingerimos. Sin duda que comer lentamente y masticar muy bien los alimentos, te ayudará a evitar algunos problemas digestivos como por ejemplo gastritis, acidez y dolores abdominales.

  • No comas mucho.

Al comer demasiado corres el riesgo de provocar somnolencia y/o algunas molestias digestivas, lo que te dificultará el regreso al trabajo. Elige las  comidas livianas, evita los excesos.

Sin necesidad de tomar un curso de nutrición, simplemente tengamos en cuenta nuestro bienestar.