MamásRelaciones

Adopciones especiales

Baby hand gently holding adult's finger

En un post anterior hacíamos una breve introducción al complicado y maravilloso tema de la adopción. Es un proceso que merece un acompañamiento profesional durante todo su transcurso, para que los resultados sean los mejores, especialmente para el niño que es el verdadero protagonista de una adopción.

Pero hay adopciones especiales en más de un sentido de la palabra.

Adoptar un niño en el exterior es un procedimiento más breve en el tiempo, pero que es bastante más complicado de lo que la gente cree. Tiene un costo económico no despreciable  y un cierto riesgo si no hacemos las cosas bien, conforme a derecho. Sin embargo, en la enorme mayoría de los casos todo sale muy bien.

Pero también se puede optar por hacer una adopción de un niño con necesidades especiales. Esto es bastante común cuando se adopta un niño en el exterior, que se ofrezca esta posibilidad. Son niños con problemas médicos, que pueden ser más o menos serios, pero si se los deja en el lugar donde están, casi seguro no recibirán el tratamiento que necesitan.

En estos casos hay que considerar muy seriamente las cosas. Hay problemas médicos que en España se solucionaba en forma relativamente simple y esos niños integran esta lista, por decirlo de alguna forma. Pero hay otros que tienen enfermedades que no se curan   y aún así, cada tanto uno de estos niños encuentra una familia que los adopta para acompañar esa vida corta, pero intentando que sea feliz.

Cuando tenemos un hijo de la forma tradicional, no tenemos garantías de como será su salud. En este caso asumimos previamente un problema que puede ser muy serio, pero para muchos esta opción debe ser tenida en cuenta.