Cotilleos

Admirar a su propio enemigo

En estos días, el escándalo de Galliano ha dado mucha tela que cortar. Y si nos ponemos objetivo, ha sido muy bueno. Primero porque saber quien es realmente una persona cuyo trabajo admiramos, puede hacer que esa admiración por la obra, se reduzca a nada. En definitiva, son solo telas cortadas y cocidas. Nada importante.

En segundo lugar poner sobre la mesa el tema de la discriminación siempre es bueno, ya que reflexionar sobre este punto, nos hace mejores personas.

Galliano nos ha permitido ver la estupidez humana en su máxima expresión. Un lector ha puesto algo en el comentario de unos de los post dedicados al tema, que me parece muy valioso. Ha dicho: “si Hitler viviera, lo hubiera matado por gitano y por maricón”.

Es tal la estupidez de Galliano, que se ha puesto a amar, según sus palabras, a quien lo hubiera matado sin miramientos, solo por ser como es.

Imagen: vos.lavoz.com.ar