Salud

A ponernos en movimiento

La actividad física es el movimiento corporal producido por contracción muscular que eleva el gasto de energía por sobre el gasto basal. La contracción muscular tiene: una parte mecánica y otra metabólica.

Parte mecánica: podemos encontrar el ejercicio dinámico que es el que mantiene la tensión y donde hay movimiento o el ejercicio estático en el que no hay cambios en el largo muscular y no produce movimientos.

Parte metabólica: está la categoría del ejercicio aeróbico, donde el trabajo muscular se hace con disponibilidad de oxígeno y la anaeróbica donde la contracción muscular se hace sin disponibilidad de oxígeno.

La diferencia lo determina la intensidad del ejercicio y es variable en cada persona.

Tenemos tres tipos de actividad física que son recomendados y que deben combinarse:

  1. Las que aumentan la capacidad aeróbica y mejoran la condición cardiovascular.
  2. Las que mejoran la flexibilidad de articulaciones, tendones y ligamentos.
  3. Las que aumentan la fuerza muscular.

No es lo mismo actividad física y ejercicio. La actividad física puede ser subir escaleras, lavar el auto, hacer el jardín. Es cualquier movimiento corporal producido por los músculos que dan como resultado el gasto de energía.

El ejercicio es la actividad física planificada por ejemplo nadar, biking, running entre otros.

La actividad física es favorable para mantener una buena salud, pero el ejercicio tiene la ventaja que habitualmente es de mayor intensidad y frecuencia por lo que se obtienen beneficios de alto impacto.

Se recomienda realizar como mínimo 30 minutos de ejercicio 3 veces a la semana. Tiene múltiples beneficios:

  • A nivel físico. Aumenta la resistencia del organismo, elimina grasas, previene enfermedades coronarias, disminuye la frecuencia cardiaca en reposo, combate la osteoporosis, mejora la eficacia de los músculos respiratorios, contribuye al desarrollo muscular y al rendimiento físico general, regula el estreñimiento.
  • A nivel psíquico. Tiene efectos tranquilizantes y antidepresivos, mejora los reflejos y la coordinación, elimina el estrés, aporta sensación de bienestar, previene el insomnio y regula el sueño.
  • A nivel socio afectivo. Nos ayuda a a aceptar y asumir derrotas, favorece y mejora la autoestima, mejora la imagen corporal, enseña a asumir responsabilidades y aceptar normas.