Cotilleos

A la cárcel por golpear a un su hijo

Judge's gave

Este es un excelente ejemplo del tema que venimos hablando en varios post. La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado hoy a 8 meses de cárcel y un año y 8 meses de alejamiento, al padre de un menor por haberlo golpeado. En el período de alejamiento no podrá comunicarse de ninguna forma con el menor.

Los hechos ocurrieron en Revilla de Camargo. El niño de 11 años concurrió a casa de su padre para pasar el fin de semana con él, pero al llegar 20 minutos tarde el padre lo golpeó. Primero lo tomó de un brazo, lo golpeó en la región glútea  y al caer el niño al piso, no se le ocurrió nada mejor a ese “señor” que patearlo en el piso. Los hematomas que el niño ha tenido como consecuencia del impulso didáctico de su papá, demoraron semanas en desaparecer. Claro, había llegado tarde, faltaba más. El niño tiene que aprender.

Por suerte en este caso el padre es quien aprenderá que no tiene derecho a agredir a nadie, mucho menos a un niño de 11 años que se encuentra, justamente por ser un niño en clara desventaja física frente a su agresor.

Lo interesante siguen siendo las reacciones a la noticia. En casi todos los medios en los que la he leído, un porcentaje superior al 90 % de los comentarios dicen que tal vez se ha excedido, pero que está bien castigar a los niños físicamente. El punto sería ver que es excederse. Cuanta es la fuerza que se puede ejercer.

Tal cual se opinaba antes sobre la violencia contra las mujeres. Nos sigue costando demasiado comprender que los padres debemos proteger a nuestro niños, no descargar nuestras frustraciones en ellos.