Sex and Life

5 posturas para penes grandes

el clip

¿Quién dice que el tamaño no importa? Ya sea en el caso de penes pequeños o penes grandes, el tamaño puede ser un verdadero impedimento para nosotras a la hora de disfrutar con las relaciones sexuales. Un pene demasiado grande puede hacernos daño en la penetración, y que no sea para nada placentero, pero a través de estas 5 posturas para penes grandes, descubrirás cómo manejarlos para que el tamaño XXL no te impida disfrutar.

- La amazona. Para que la penetración no sea dolorosa, súbete sobre tu chico de frente y sé tú quién controle la profundidad. Si tú llevas el control, puedes también ajustar la fricción de su miembro con tu clítoris, y la sensación puede ser aún mejor.

Prueba a tumbarte un poco hacia detrás con cuidado cuando tu vagina se vaya adaptando al tamaño del pene sin que produzca dolor, y así la penetración será más intensa.

Amazona inversa

 

La amazona a la inversa. Esta postura requiere un poco más de concentración que la anterior, ya que es una buena forma de ejercitar al mismo tiempo tus piernas. Ponte sobre tu chico dándole la espalda, y apoya la planta de tus pies sobre la cama para moverte sobre él libremente.

Aprovecha esta postura también para estimular tu clítoris o incluso la zona escrotal de tu chico, que seguramente le agrade mucho.

 

 

 

 

Cucharita

 

 

- La cucharita. Poneos ambos de lado, dándole tú la espalda a tu chico y recibiendo su abrazo por detrás. De esta forma podéis controlar fácilmente la profundidad de la penetración y las sensaciones de una postura muy diferente a cuándo tú te encuentras encima.

 

 

 

Columna

 

- La columna. Ponéos ambos de pie, con tu chico detrás de ti, facilitando la penetración pero manteniéndoos rectos en todo momento. Tu trasero impediré una penetración demasiado profunda, por lo que será muy fácil de controlar si no doblas tu cuerpo hacia delante.

Pídele a tu chico que estimule tus pechos o tu clítoris cuando practiquéis esta postura, la sensación será más intensa.

 

 

 

 

Pegatina

 

- La pegatina. Es una variante del misionero, en la que tú te colocas sobre tu chico con las piernas cerradas. Es muy sencillo controlar la penetración de esta forma ya que el pene no puede entrar por completo en la vagina, pero el roce de tu cuerpo contra el de tu chico hará que las sensaciones se intensifiquen y sea muy erótica.