Salud

4 trucos para dormir bien

4 trucos para dormir bien

Dormir bien es una acción que, aunque parece sencilla debido a que consiste en cerrar los ojos mientras descansamos entre las sábanas de nuestra cama, puede resultar muy complicada cuando el insomnio nos juega malas pasadas.

¿Te sientes identificada con este artículo debido a que te cuesta horrores dormir bien? ¡No te preocupes, todo tiene solución! Y eso es precisamente lo que quiero conseguir con este post: darte los remedios y las claves para conciliar el sueño todas las noches a través de cuatro trucos que, además de sencillos, son de lo más útiles para dormir bien y despertar con el cuerpo lleno de energía y vitalidad y con una piel resplandeciente y repleta de belleza.

Leer un libro

Sumergirme en una historia a través de las páginas de un libro siempre me ha ayudado a conciliar el sueño. Una práctica que, además de ser ideal para conocer a nuevos autores y meterte de lleno en la cultura literaria, también te dará la oportunidad de dormirte con más facilidad.

La almohada perfecta

Ahora que ya te has sumido en un profundo sueño, el siguiente paso para dormir bien y no despertarte en mitad de la noche ni amanecer con un gran dolor de espalda será utilizar la almohada adecuada. Como cada cuerpo es distinto, te aconsejo que acudas a una tienda especializada en la venta de estos accesorios, que pruebes varios y que te dejes asesorar por los expertos del lugar, ya que una almohada que le va genial a una persona puede no ser la indicada para otra.

La magia de las infusiones

Las infusiones como la tila, la manzanilla, el poleo menta y la hierbaluisa son ideales para relajar el cuerpo y la mente y para gozar de una digestión ligera. Yo me preparo una tila todas las noches media horita antes de meterme en la cama calentando medio vaso de agua y me va genial. ¡Pruébalo y me cuentas!

Una alimentación adecuada

Además de beber infusiones relajantes, también será importante que, a la hora de cenar, apuestes por los alimentos que te ayudan a dormir mejor y que, sobre todo, huyas de los platos copiosos, de los ingredientes picantes y de las grasas saturadas, ya que dificultarán tus digestiones y te impedirán dormir bien.