General

4 curiosidades sobre las barras de labios

Professional Make-up. Lipgloss. Lipstick

Las barras de labios no siempre han sido como las conocemos ahora, sino que, en sus inicios, tenían una forma muy distinta a la actual y se elaboraban a base de ingredientes de lo más peculiares.

Pero estos no son los únicos datos que llaman la atención de las barras de labios de antaño, sino que son muchas las curiosidades que rodean a este producto de belleza que no falta en el neceser de las mujeres más coquetas y elegantes. ¡Te invito a que las descubras!

Cleopatra y su pasión por los labios rojos

Aunque en el antiguo Egipto las mujeres no disponían de prácticas barras de labios como las que utilizamos hoy en día, este hecho no impidió que, durante los siglos pasados, las féminas sacaran a relucir todo su encanto. De hecho, Cleopatra ya maquillaba sus labios en un tono rojo intenso, al cual le daba vida machacando cochinillas. ¡Menos mal que las cosas han cambiado!

Aunque, por suerte, son muchas las prácticas de antaño que hemos podido aprovechar en el siglo XXI, ya que, en la antigüedad, también se utilizaban multitud de ingredientes naturales para preparar remedios caseros de belleza que nos han dejado excelentes trucos para fabricar desde un protector de labios hasta una mascarilla para el rostro pasando por un exfoliante corporal.

Los labios de colores y la brujería

Una de las curiosidades sobre las barras de labios que más me ha sorprendido ha sido que, a finales del siglo XVIII, el Parlamento Británico puso en vigor una ley que afirmaba que las mujeres que se pintaran los labios serían juzgadas como brujas. ¡Menuda idea!

¿Cuándo aparecieron las primeras barras de labios?

Aunque Cleopatra ya maquillaba su boca con un rojo vibrante, la primera barra de labios que presentaba un formato similar al actual no salió al mercado hasta el año 1915, época en la que fue popularizada por la reina Isabel I de Inglaterra.

¿Cuánto carmín nos comemos a lo largo de nuestra vida?

A pesar de que los labiales no son comestibles, el hecho de pasarnos la lengua por la boca y de comer con los labios pintados provoca que, a lo largo de nuestra vida, las chicas consumamos entre un kilo y medio y tres kilos de carmín. ¡Menos mal que no es perjudicial para la salud!

  • Hacha

    Actualmente el rojo del carmín también es extracto de cochinilla, no nos restregamos al bicho pero casi…