Belleza

Sexy sí, pero siempre con clase

Elegant lady in evening dress

Chicas, debemos tener mucho cuidado a la hora de vestirnos  sexys, no debemos traspasar según que fronteras o perdemos elegancia  y corremos el riesgo de caer en la vulgaridad.

Hay varios factores a tener en cuenta, son reglas de oro que no podemos saltarnos nunca.

Reglas básicas para vestir sexys

1-      La más importante: Nunca podemos enseñar demasiado a la vez. Si llevamos escote, no llevamos minifalda y viceversa.  Esta regla la debemos cumplir al pie de la letra, nuestro aspecto y reputación lo agradecerán.

2-      El escote ha de dejar entrever, no enseñar. Si vamos a enseñar el sujetador, hagamos que sea por una transparencia (discreta) o por el  tirante. Que se transparente un poco el sujetador es muy sexy (debemos llevar un sujetador bonito y conjuntado con la ropa que llevemos), y que nuestro jersey o camiseta “resbale”  dejando  nuestro hombro al aire y enseñando el tirante “caído” del sujetador, es un blanco perfecto de miradas.

3-      Si llevamos camisetas de tirante cruzado en la espalda o de palabra de honor, el sujetador no puede verse nunca. Asegurémonos que así sea. El escote palabra de honor es muy sexy, y además muy cómodo.

4-      ¡Espalda al aire! Una de las propuestas más sexys que existen. Dejar ver nuestra espalda al completo es una apuesta arriesgada pero segura. No pasarás nunca inadvertida, y es sexy y elegante. En este caso debemos tener cuidado con el sujetador, pues si no podemos ir sin él, debemos ponernos, si o si, uno de los que se pegan, no se pueden ver tirantes por ningún sitio, nunca. Si llevamos la espalda al aire y nuestra visión se va al ajuste del sujetador que cruza la espalda habremos acabado con todo la elegancia de nuestra espalda.

5-      ¿Minifalda o falda con abertura trasera? Pues depende para qué. Las dos opciones son muy sexys sin duda, las piernas son uno de nuestros mayores recursos. La típica falda clásica de ejecutiva, con una buena abertura trasera es espectacular, pero es para un ambiente más serio, no es una falda para ir de fiesta. La minifalda siempre es bien recibida y favorecedora, pero ojo, revisemos nuestras piernas. Mirémonos al espejo, seamos sinceras con nosotras mismas, y acabemos nuestra falda en el punto justo. Ahora en invierno podemos llevar una medida más corta si llevamos una media gruesa y opaca, pero cuidado, la media entera hace unas bonitas piernas. Asegurémonos de llevar una parte superior que cubra por debajo  de nuestra cintura para no enseñar el acabado de nuestras medias.

6-      Los pantalones también son una buena opción para estar sexys. Aquí debemos trabajar otro punto fuerte, ¡nuestro trasero! Saquémosle el mayor  rendimiento, alcémoslo todo lo posible. Si tenemos un trasero plano, intentemos llevar pantalones con bolsillos grandes posteriores, ayudarán a redondear el efecto visual. Si nuestra cadera es muy ancha, utilicemos pantalones ajustados, sin bolsillos posteriores y que no sean estrechos en la pantorrilla, así evitaremos la descompensación. En cualquier caso, siempre cintura baja, pues de paso, cuando nos movemos,  dejamos algo de piel de nuestro cuerpo al aire, otro punto de mira. Pero cuidado con esto, hablamos de un par de dedos, no de que se nos vea la ropa interior, esto sería vulgar.

7-        Por último en vestuario, una pieza que no debe faltarnos nunca si queremos estar realmente sexys, ¡los tacones! ¿Habéis observado alguna vez la diferencia de cualquier prenda, con o sin tacón? No parece la misma prenda. El tacón pone ese punto de elegancia y distinción. Si no podemos andar muy bien con tacones, busquemos una medida que nos sea cómoda, pero jamás, jamás renunciemos a ellos. Pero cuidado, debemos saber andar con tacones, o nos quedaremos sin glamour en el primer tropezón. Practiquemos en casa, y hagámoslos una pieza indispensable en nuestra vestimenta diaria.

Estas son normas básicas de vestuario. Adaptémoslo a nosotras y a nuestro cuerpo, nadie sabe mejor que tú misma lo que mejor te sienta. No pasemos el límite, o todo el esfuerzo será en vano. Sentirte bien contigo misma aumenta tu autoestima, por lo tanto, vístete siempre conforme a tu estilo, no imites a nadie y marca tu propia tendencia.

Las modas son como las reglas, están para saltárselas, haz de tu personalidad tu estilo.

No necesitamos tener un armario muy amplio, simplemente teniendo cosas acertadas podemos brillar con luz propia.