Belleza

¿En qué orden se deben aplicar los productos faciales?

Hoy en día, en el mercado podemos encontrar una amplísima variedad de productos de cosmética para el rostro donde las cremas hidratantes, los tónicos o los jabones, entre otros muchos utensilios, se dan cita para retrasar el envejecimiento de nuestra piel y hacer que nos veamos cada día más bellas y con un mejor aspecto.

No obstante, en ocasiones la existencia de tantos productos puede provocar que nos hagamos un lío y no sepamos cuál de ellos se debe aplicar antes.

Por este motivo, queremos explicarte cómo hacerlo para que tus limpiezas fáciles, las cuales deben llevarse a cabo todos los días, sean absolutamente perfectas y tu piel se vea luminosa y resplandeciente.

Así, en primer lugar deberás aplicar tu jabón, gel, mousse o leche limpiadora con el fin de eliminar los restos de maquillaje o de suciedad que se hayan quedado depositados en la piel. Una vez hecho esto, retira el producto con la ayuda de un algodón si usas leche o con agua si optas por otro tipo de sustancias más jabonosas. De este modo, abrirás tus poros para, de este modo, poder limpiarlos al máximo desde el interior.

Es por ello que ahora debemos cerrarlos y, a la vez, limpiarlos, por lo que es el momento de aplicar el tónico a toquecitos por toda la cara con la ayuda de un algodón desmaquillante.

Ahora llega el momento de aplicar el sérum, que es un producto muy concentrado que puede tener funciones muy diversas, como eliminar las arrugas, disminuir las manchas o dar luminosidad al rostro, entre otras. Extiéndelo por todo el cutis evitando la zona de los ojos y los labios con movimientos circulares ascendentes para evitar la caída de la piel.

Una vez hecho esto, ya puedes aplicar tu crema hidratante habitual, la cual, al igual que el sérum, debe extenderse con un ligero masaje ascendente.

Finalmente, pon una pequeña cantidad de contorno de ojos sobre tu dedo anular, que es el que tiene menos fuerza de la mano, y extiende este producto por los párpados superior e inferior con toques muy suaves para evitar así la aparición de líneas de expresión, bolsas y ojeras o para disminuirlas si ya han aparecido. ¡Ya tienes el rostro perfectamente limpio e hidratado!