Sex and Life

¿El sexo ocasional en aumento? (II)

el-sexo-ocasional-en-aumento-ii

Continuando con la primer entrega de la semana pasada veamos algunos mitos más.

  • la infidelidad en el hombre es perdonable pues está en su naturaleza
  • es mejor esposo el hombre que ha tenido varias parejas así podrá enseñarle todo a su esposa
  • las mujeres pierden el deseo sexual luego de pasar por la etapa de la menopausia ya que no tiene más posibilidades de tener familia

Todos estos mitos han hecho que el sexo ocasional fuera una pésima opción para las mujeres pero esto poco a poco ha cambiado. La mujer se siente con mucha más libertad de sentir y expresarse sin culpas. Ha sido de gran ayuda el desarrollo laboral y el económico.

Este peso ha sido difícil de llevar  para ambos sexos, aunque parezca que sólo la mujer se ha beneficiado, sin duda indirectamente el hombre también.

El amor sin duda se potencia con la química sexual, el erotismo, la pasión pero no por eso tenemos que pensar que se pierden valores morales, valores afectivos. Es una ley natural, una herramienta biológica en la cual el hombre y la mujer siempre buscarán formar pareja, y una familia.

Imagen: meparto

  • http://profiles.yahoo.com/u/WVAWVLVXZJRKOVWGAHX5CBJW4E Búho azul

    El sexo ocasional, como apunta el portal profesional Seduquere – Asesoramiento & Formación en Relaciones de Pareja (http://www.seduquere.com, 2010), es una estrategia sexual utilizada en ambos sexos.

    Es cierto que tiene más aceptación y es más promovida entre los hombre, pero si ninguna mujer aceptara el sexo ocasional… ¿seguirían los hombre empeñados en buscar sexo ocasional a pesar de todo?

  • Varón

    Esto es lo que opina Dawn Eden, ediotora del Dayly News de Nueva York:
    “La filosofía hedonista que urge a los jóvenes ese tipo de comportamiento hace daño tanto a los hombres como a las mujeres; pero es particularmente dañina para la mujer, pues la presiona a subvertir sus más profundos deseos emocionales. He probado esa filosofía -de que una mujer puede fornicar como un hombre- y no funciona. No estamos hechas para eso. Por eso, por mucho que tratemos de convencernos de que no es así, el sexo siempre nos dejará sintiéndonos vacías a no ser que estemos seguras de que somos amadas, de que el acto es parte de una pintura mayor, de que somos amadas por lo que somos y no solamente por nuestros cuerpos. A mí me tomó mucho tiempo entenderlo”.
    Soy varón, y lo que sé de las mujeres -poco o mucho- me dice que lo que escribe Eden es rigurosamente cierto. Clari que cada uno cuenta la feria según le va, pero hasta antropólogos como Helen Fischer -mujer y feminista- llegan, si se les lee bien, a la misma conclusión.